22.10.13

¡Vuelve!



¡Vuelve a mi tinta!

Si me quedara aquí, 
donde los restos ya no gritan,
no estarías vivo, amor mío.

Con mi mano te concibo
y entre mi puño desapareces
tan invisible tú
como la tinta del verso...,
el mismo que me oculta
y me deja morir.


2 comentarios:

Sergio dijo...

Tu mano crea maravillas, amiga del alma y esa tinta que plasmas en el papel es como tu propia sangre cargada de emociones.

Un gusto enorme leerte.

Serge.

Caro - (Avelibre) dijo...

Me encantó éste Serge! Si, definitivamente no puedo negar que en mi tinta dejo mi sangre. Ojalá tuviera también el poder de cambiar algunas cosas... .

En fin mi amigo, nuevamente gracias. Es un placer sentirte en tu casa!

Caro