16.10.12

¿Una mirada al pasado para ver el futuro?




Citaba alguna vez el “maestro” Franz Kafka: “La eterna juventud es imposible; aún cuando no hubiera otros impedimentos, la introspección la imposibilitaría.”

Desde finales del siglo XIX y principios del XX , la introspección es el conocimiento directo que un sujeto tiene de sus vivencias pasadas.

Tomando esto en cuenta,  me cuestiono, ¿cuándo surge el conflico? ¿Cuándo  trspasamos la línea de  “la juventud” a éste otro estado de vida? ¿Qué es lo que nos lleva a sentirnos amordazados por la represión de los juicios? Teóricamente, la introspección, debería de ser, (según yo),  algo indispensable, un movimiento ligero que nos llevara a un área de rescate, en el cual las vivencias se transformaran en guías o respuestas a determinadas situaciones. 

Irónicamente, hoy,  veo pasar delante de mi, un sin número de métodos, artículos y libros que pretenden enseñarnos un camino al interior de nosotros mismos.  Miedo, ese es mi primer sentimiento. Pienso en lo que nos hace sentir la soledad e inevitablemente, reconozco el desuso de éste ejercicio. Hoy, se emplean ciertas fechas del año para proclamar una lectura interna o peor aún, sabiendo que la introspección es necesaria, consideramos tener que pagar por una terapia para alcanzar resultados efectivos y “prósperos”.

¿En qué punto se ensambla el eslabón de los "sueños no realizados" con el "fracaso"?

A mi modo de ver y sentir este concepto cada día mas olvidado, pienso que mientras que continuemos sumergidos en este mar furioso de vacío, la introspección, va tomando una forma material para sólo aquellos que confunden sus bienes con la paz interior o felicidad. Creo que “la juventud”, como etapa de  vida, emprende un camino irreversible al listado de criterios obsoletos de meros registros o censos.

Es obvio que nada es eterno.  Las aspiraciones van cambiando con el paso del tiempo. De lo que sí estoy segura, es que la necesidad de Amor prevalece y que debido a ésta misma causa, la introspección o juventud, está destinada a una existencia cada vez mas corta. 

Es aquí, cuando me surge otra pregunta; si las conductas están directamente relacionadas con nuestro pasado, ¿qué clase de futuros sucesos nos quedarán por ver en una humanidad cegada por el temor?


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Caro, en teoría debería decir que, para no acabar como Gregor Samsa, no queda otra que unirse a eso de ser Presente. Creo que reduciríamos el miedo en un gran porcentaje y la juventud no tendría acotación.
Sin embargo, mi experiencia me dice que esa miradita al pasado es ineludible para mí. El problema es que me anclo y como me dijo hace poco mi padre: Han pasado doce años de mamá, ya es hora de que te levantes. De lo que tratas hoy es una de mis manchas.
En cuanto a la Humanidad, creo que esta crisis moral con consecuencias económicas, nos va a venir bien. Cada vez estamos más desnudos, más humanos, y eso es positivo.

Saludos,
Pepe

Caro - (Avelibre) dijo...

Mi querido Pepe,
si he tratado éste tema, es porque también es una mancha para mi. No es fácil reconocer lo que no hemos logrado o simplemente lo que hemos tenido que dejar pasar, como el tiempo.
Hoy tienes a alguien por quien ser, vivir, estar, sentir, salir adelante. No es sólo una opción, es tu responsabilidad. Si te sirve de algo, cuando me siento así, sin valor a girarme y enfrentarme a mis "manchas", intento recordar qué clase de mujeres quiero que sean mis hijas... .

Gracias por estar! Un fuerte abrazo!
Caro

Kalimaro dijo...

Con palabras sencillas, puedo hacer observar que las vivencias han de ser tomadas como puntos de apoyo para proyectarse del presente al futuro. Una riqueza de vida interior debe predisponernos a hallar la pronta vía apropiada para nuestras capacidades o aptitudes, de modo que, el fracaso no lo rumiemos, sino que seamos prontos para: o cambiar el método de operar en la vida o reparar lo que nos hizo fracasar. Esto último, como es un desgaste de recursos de tiempo y energía, lo mejor es adaptar cambios donde se observarán progresivos incrementos de éxitos

Anónimo dijo...

Con palabras sencillas, puedo hacer observar que las vivencias han de ser tomadas como puntos de apoyo para proyectarse del presente al futuro. Una riqueza de vida interior debe predisponernos a hallar la pronta vía apropiada para nuestras capacidades o aptitudes, de modo que, el fracaso no lo rumiemos, sino que seamos prontos para: o cambiar el método de operar en la vida o reparar lo que nos hizo fracasar. Esto último, como es un desgaste de recursos de tiempo y energía, lo mejor es adaptar cambios donde se observarán progresivos incrementos de éxitos

Caro - (Avelibre) dijo...

Kalimaro, ante todo, bienvenido a mis letras! Siente a ésta tu casa!

Estoy completamente de acuerdo contigo que es necesario adaptar cambios a esos "errores" que nos han hecho fracasar, pero también hemos de admitir, que la introspección está directamente vinculada a los sentimientos. No siempre es sencillo "ver" o analizar el daño provocado por nosotros mismos.

De todas formas, quizás lo mas rico de publicar una opinión, es justamente el recibir otros puntos de vista, que sin duda, nos purden aportar mucho mas que un pensamiento escrito.

Muchas gracias por tu comentario!
Saludos,
Caro