22.9.09

DE PIE


Tardó algo mas que un día en entender que el objetivo se acercaba.
Puntos finales desvirtuándose en una sola esfera en medio de un universo opaco, sin brillo.
Aparentemente silente, mudo, tranquilo; muerto... .
Levitaba..., como una pluma.
Suspendida, empujada por mareas invisibles, (pero fuertes, existentes), se acercó a lo que creía la única prueba de vida.
Una vez allí, comprendió que sus ojos mentían.
El tamaño de aquel objeto, no era mayor al de una migaja de pan.
Probablemente, si hubiese podido tocarlo, aquello, se hubiese disuelto, desaparecido... .
Se convirtió en trapecista y allí se quedó, haciendo equilibrio sobre lo no identificado.

Sujeto a la nada.
Sujeta al azar, al "destino".

Mueve sus brazos dibujando en el aire algo mas que un nuevo símbolo de existencia.
Mueve su único pie libre; su último recurso ante la ausencia de una red.

5 comentarios:

tecla dijo...

Se convirtió en trapecista y allí se quedó, haciendo equilibrio sobre lo no identificado.

Sujeto a la nada.
Sujeta al azar, al "destino".

Eres exquisita Caro.
Sutil.
Te envío mi beso en esa espiral que se disuelve.

pepe dijo...

Este relato tiene de todo para encantarme. De principio a fin, un fin genial.

Besos

pepe dijo...

Público expectante en sus asientos,
el trapecista mueve un pie, alza una mano,
la otra abajo. Con dudas, sin redes
bailan sus brazos, su mundo,
público inmóvil,
el maquillaje no le salva, suda,
expulsa sus temores,
no hay red, da igual,
todo fue un mal sueño.

Se levanta y comprende...
un paso más del alquimista

Caro dijo...

Mi querida Mejo,
como siempre, tus pasos, tus huellas por mi "tierra" quedan grabados en mi, haciendo fuerte una amistad hermosa... .
Cariños mi amiga y gracias.

Caro

Caro dijo...

Mi querido Pepe,
ayer no pude contestarte. Lo he hecho hoy por intermedio de PI.

Gracias otra vez por el mejor regalo!
Un poema inspirado en este humilde relato.

Un abrazo amigo,
Caro