12.6.13

Sin Palabras




No se equilibra mi silencio 
entre la esquina que lo confina.
Una virgen en su retablo,
etérea lumbre que no ilumina.


El Salvador que nos miente,
adula al tonto creyente
insinuando una sonrisa,
exhibe su espalda y se va.


Alegatos infinitos,
alabanzas repetidas,
no sobra valor en el templo

8 comentarios:

jose joaquin lópez dijo...

7... 77 8-15 11-17

;) @

Caro - (Avelibre) dijo...

¿?

:)

Sergio dijo...

Caro:
Realmente el silencio no se puede equilibrar cuando hay tantas palabras que decir. Muchas veces nos disfrazamos de santidad y reprimimos nuestra condición humana. Siento tu escrito como un grito de liberación, de ser uno mismo por un momento.

Un gusto enorme volverte a leer, amiga del alma.

Sergio.

jose joaquin lópez dijo...

Como el título es sin palabras, no me quedó otra que usar números y símbolos para comentar. espero que no sea imposible de descifrar.

Caro - (Avelibre) dijo...

Sergio querido...,

ante todo, gracias por seguir aquí, es muy importante para mí, gracias.

Es verdad, muchas veces cuando se tiene mucho, muchísimo para decir, es preferible quedarse en silencio. Podría agregar mas, pero obviamente cambiaría el sentido del poema... .

Hablando de otro tema, cuándo me regalarás nuevamente tus letras? También las extraño... .

Un abrazo querido Amigo del Alma!
Caro

Caro - (Avelibre) dijo...

Pues si, mi querido Pepe, siendo amante de las letras, debo admitir que los números se me dan bastante mal.
¿No te animarías a decodificar tu comentario? (Si no es mucha molestia, claro)

De todas maneras, gracias por estar, siempre sé que serás el primero en visitarme.

Abrazote mi querido Cyrano!

jose joaquin lópez dijo...

Mágico en una primera lectura (7) ... mas aún en las sucesivas (77). Con-vos (8-15) soy-estoy (11-17).

Saludos (;) virtuales (@)

Caro - (Avelibre) dijo...

mmm..., muy bien..., pero pa' la próxima escríbeme el comentario con letras que los códigos numéricos me desesperan.. .

Bien, ahora que lo sé todo...

GRACIAAAAAAAAAAASSSSSS mi amigo fiel, (o mejor dicho, fiel a mis letras)

Beso,
Caro