15.9.09

LA PROMESA


Reposaban las fortalezas escondidas entre discretas ruinas levantadas por generaciones de arañas.
Una leyenda mal contada renacía en las noches.
Algún niño reconstruía los cimientos.
Las fogatas cobraban vida invocando a las almas perdidas.
Efímeros tornados unían sus fuerzas al chocar con los maderos.
Una figura oscura y delgada dirigía la ceremonia.

La danza se detuvo.

Ya dormía... .

A un costado, la presencia sigilosa del dolor olfateaba su sueño.
Dos ojos amarillentos vigilaban el paso de los minutos en una esfera fluorescente.

Despierta! - susurro.
Traigo algo para ti.

Las almas sostuvieron el aliento.
La figura oscura y delgada descubrió su rostro.
Las fogatas trazaron una estela matizada en un cielo sin estrellas.

Observa amor..., nuestra luna.

4 comentarios:

pepe dijo...

Supongo que me equivoco, pero lo que veo aquí es un romance entre un lobo y la luna. A lo mejor me dejé levar por la fantástica foto

tecla dijo...

Mágico, misterioso, onírico....
Repleto del embrujo de la noche.

Caro dijo...

Mi querido Pepe,
es un poco mas que eso..., pero en definitiva sí, el lobo representa el instinto del humano y la luna, la pasión entre dos almas.
Gracias amigo,
gracias por estar siempre entre mis letras.
Un abrazo,
Caro

Caro dijo...

Mi queridísima Mejo,
muchas gracias.
Es la primera vez que intento un relato.
Me conmueven siempre tus comentarios.
Eres una gran amiga,
nuevamente gracias por pasar... .

Caro